lunes, 12 de noviembre de 2012

Pasión de Navidad


PASIÓN DE NAVIDAD

Hola blogueros, esta es una entrada promocional. Será pequeña, pues por ahora no puedo proporcionarles todos los detalles, aunque apenas los tenga los compartiré con ustedes. Se acerca la fecha de lanzamiento de la nueva antología de relatos de EL CLUB DE LAS ESCRITORAS, y pues a decir verdad estoy bastante emocionada. 
La antología lleva por nombre "PASIÓN DE NAVIDAD" y en esta ocasión me incluyo entre sus páginas, pues participo con un relato. 
El lanzamiento de esta antología se realizará el 10 DE DICIEMBRE DE 2012, estará disponible GRATIS en formato Kindle y PDF e IMPRESO A PRECIO DE COSTO.
Estén atentos, ya falta poco y tendrán la oportunidad de leer a varias autoras, que como yo, pertenecen a este maravilloso club. 

Esta Navidad...
Atrévete a soñar con nosotras.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Tu recuerdo


Saludos blogueros, de nuevo por aquí a fin de compartir con ustedes este texto al que puse por nombre: Tu recuerdo. Espero y les guste lo que lean. Como siempre estoy atenta a sus comentarios, así que no se vayan sin antes dejarme su opinión. Nos leemos pronto.

Pintura al óleo del artista inglés Rob Hefferan.

TU RECUERDO

Cuando tengo ganas de llorar, entonces doy forma a tu recuerdo. Lo amoldo a mi conveniencia cual arcilla entre mis dedos y vuelves a mí nítidamente, como si nunca te hubieras ido. Caminas por la casa y avanzas llenándola de tu presencia, de tu aroma, de tus sonidos.  

Pongo a Serrat en el estéreo y creo el ambiente perfecto. Con una botella de vino y unos cuantos cigarrillos, damos inicio a la plática y reímos a carcajadas rememorando los buenos tiempos. Nos sonrojamos con aquellos besos y ninguno de los dos menciona despedidas. No te cansas de decir “te amo”, al fin de cuentas es mi historia y en ella hago contigo lo que quiero.

Ese espejismo tuyo algunas veces supera la realidad, será porque no es más que una fantasía, pero a pesar de eso siempre me pone de buen humor. Mi mirada recobra ese brillo que tanto te gustaba y despierta el deseo de regresar sin vacilaciones al empedrado sendero de la vida.

De vez en cuando doy forma a tu recuerdo, sólo si tu ausencia se vuelve aplastante y las lágrimas pugnan por salir. Descuelgo del armario las camisas que olvidaste y me arropo con ellas, entonces sueño contigo y nuestra historia vuelve a empezar.

Vivo de tu recuerdo, pero no peco de ingenua, sé bien que no estás. Bajo esta quimérica ilusión se encuentra la certidumbre de tu partida.  Eventualmente habré de seguir y es cuando surge la idea en mi cabeza, la llave que posiblemente abrirá la puerta: «Quizás, en el refugio de unos nuevos brazos, al fin pueda olvidarme de ti».